Últimas noticias de lo humano

Curso de Juan Pablo Ringelheim

TALLER :::experiencias audiovisuales.:::..2013

Coordinado por Julia Masvernat

 

Presentación del libro Tecnopoéticas argentinas

miércoles 12 de diciembre a las 19 en el CIA

suscripción



RSS textos
RSS revista
RSS variedades
Bookmark and Share

Textos

> Reseñas y Críticas


Fantasmas en la máquina

Un rescate (casi exhumación) de textos del urbanista norteamericano Lewis Mumford

Mariano Dorr

Fantasmas en la máquina

La mayoría de los libros de Lewis Mumford (1895-1990) están ya sin circulación en castellano, por eso estos Textos escogidos aparecen en la Colección Exhumaciones de Ediciones Godot. Con prólogo y selección de Daniel Mundo, tenemos la oportunidad de introducirnos en la obra del gran urbanista norteamericano. En “Preparación cultural”, Mumford reconstruye magistralmente la invención del reloj y la lenta división del tiempo, primero en algunos fragmentos (el monasterio y el campanario) hasta llegar a nuestro día de veinticuatro horas de sesenta minutos cada una. Las agujas, antes de dar vueltas, señalaban la eternidad apuntando hacia el cielo, en lo más alto de las iglesias. El orden de las horas llegó con la orden benedictina, y con la división del tiempo, la división del trabajo. El proyecto tecnocientífico de dominación de la naturaleza fue explicitado por René Descartes en su Discurso del método, en el siglo XVII, cuando escribió que “conociendo la fuerza y las acciones” de todos los cuerpos que nos rodean, podríamos “hacernos como dueños y poseedores de la naturaleza”. Es un texto que Lewis Mumford cita in extenso en su libro de 1934, Técnica y civilización. Antes de hacer una crítica al proyecto de dominación del planeta, Mumford observa que la motivación fundamental de los modernos consistía en “mejorar la condición del hombre”. Hoy sabemos que no se logró, que su éxito consiste todavía en la reproducción de la más escandalosa desigualdad a nivel mundial. Sin embargo, no desdeñamos el uso de nuevas tecnologías, al contrario. Menos sabios, menos hábiles que antes, nos adaptamos a la vida como podemos. En este contexto, leer a Lewis Mumford puede ser una invitación a recuperar eso que –desde que las máquinas tomaron un lugar equivocado en el curso de nuestras vidas– habíamos perdido: la iniciativa. Lejos de ponernos en contra de la máquina, Mumford nos devuelve al rincón humanista del nacimiento de la técnica.

Volver arriba